CLAUSURA DEL VII ANIVERSARIO DE LA CARTA PUEBLA


Ayer se clausuró  y se puso el broche final el broche a la celebración del 700 cumpleaños de nuestro querido Corral de Almaguer.
Durante todos estos meses, nuestro pueblo ha tenido un protagonismo muy especial, estando en boca de todos, copando lugares destacados en los medios de comunicación y acaparando la atención de potenciales turistas.
La conmemoración del VII Centenario ha servido para darnos a conocer, impulsarnos como destino turístico, para promocionar nuestro patrimonio y nuestros productos; ha servido para consolidarnos como un pueblo con pasado y con historia que conserva todo su sabor y encanto, pero que no renuncia a seguir prosperando; ha servido para que muchas personas nos redescubran y ha servido para fortalecer los lazos de unión de todos los corraleños y corraleñas.


En el año del VII Centenario hemos conseguido que nuestra Semana Santa sea declarada de Interés Turístico Regional; en el año del VII Centenario hemos visto comenzar las obras de ampliación del Polígono Industrial; en el año del VII Centenario hemos consolidado las Jornadas Medievales como uno de los platos fuertes de nuestra oferta turística; en el año del VII Centenario, hemos sido escenario del acto institucional del Día de la Mujer Rural a nivel regional; en el año del VII Centenario hemos aliñado nuestra agenda cultural y social con el valor añadido que aportaba esta importante efeméride; en el año del VII Centenario hemos promocionado especialmente nuestros vinos, hemos celebrado las I Jornadas ‘Corral es arquitectura’ y vamos a celebrar la primera campaña de apoyo al comercio local impulsado por mujeres; entre otras muchas cosas.
El VII Centenario no ha sido la meta, sino el impulso para seguir trabajando en un proyecto común que ha de traer beneficiosas consecuencias para todos los ciudadanos.
Pero nada de esto hubiera sido posible sin el apoyo, la colaboración y la implicación de todas y cada una de las personas que han participado en los diferentes eventos, que han aportado su trabajo, su esfuerzo, su ilusión, sin esperar nada a cambio.
- Gracias a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y a la Diputación Provincial de Toledo, por su apoyo institucional;
- gracias a la Asociación ‘Amigos de Corral’ por contagiarnos su pasión por la historia y por sumergirnos en ella con todo lujo de detalles.
- Gracias a la Parroquia, a las franciscanas y a las hermandades,
- gracias a las Cooperativas ‘Nuestra Señora de la Paz’ y ‘Nuestra Señora de la Muela’;
- gracias a las Fundaciones Rico Rodríguez y Díaz Cordobés Segoviano;
- gracias a las asociaciones culturales, a las Escuelas Municipales de pintura y danza, y a la Ludoteca Municipal;
- gracias a las AMPAS, a la Coral (que hoy nos ha vuelto a emocionar y a sorprender con su talento y profesionalidad, haciéndonos vibrar con este brillante repertorio), gracias a la Banda de Música (que este año celebra además su 30 aniversario) y al grupo Azumbre;
- gracias a las asociaciones de agricultores, de mujeres, de encajeras, de viudas, de mayores;
- gracias a las empresas Incarlopsa, Quesos Lominchar, Panadería Real, Panadería García-Lajara;
- gracias a la familia Illa Morlán y al Club Deportivo El Pedal …
En definitiva, gracias a todo un pueblo, porque este VII Centenario ha sido majestuoso e inolvidable gracias a todos vosotros.

A nivel personal, siempre lo recordaré como ese año, en el que, ni las graves dificultades ni la crisis pudieron achantar a un pueblo entregado, implicado al máximo, que derrochaba ilusión y solidaridad por los cuatro costados, y que trabajaba al unísono para proyectar una imagen inmejorable de Corral de Almaguer.
Felicidades de verdad a todos y sólo esperamos que durante los próximos años, tengamos muy presente lo que esta efeméride ha significado para todos, que sigamos presumiendo de ser corraleños, y que sigamos promocionando nuestro patrimonio cultural y artístico, nuestros vinos y nuestra gastronomía.
Hagamos que este espíritu de hermanamiento, de esfuerzo común y de solidaridad, que ha surgido con la celebración del VII Centenario perdure en el tiempo, que vaya transmitiéndose de generación en generación y que sea uno de nuestros principales estandartes.